lunes, 5 de enero de 2009

Comienzo

Empezaste a colonizarme
desde la invisibilidad del aire,
es cierto que para mí fuiste
como una ocurrencia etérea,
o una grieta de luz abierta
en la densa niebla de la razón.

Y comencé a imaginarte
de mil maneras irreales,
y también te pensé
bebiendo de una copa de vino,
mientras en el viento se recitaban
muchos de los versos prohibidos
por todos los dioses del pecado,
y de la leña del fuego nacían
las lenguas sedientas de los dos.

"Comienzo"
© El país de los tejados. chus alonso díaz-toledo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Las invasiones por sorpresa suelen ser las mejores. Precioso poema, Chus.
Besos a montones.


-rkl-

sara dijo...

Comenzar es bueno, sobre todo si lo cuentas con un poema, Chus.
Besos y salud.

Mj dijo...

Me gustan tus formas niño, mucho.

Besos de principios, al Sur