jueves, 22 de enero de 2009

Flores secas

Se removían en la verdad,
compartiendo cucharilla
con el café de la mañana,
y miraban a las hojas
de las dos flores secas
que crecieron dentro
de un tubo de cristal,
y se sonrieron
mientras recordaban,
y se acordaron
de los recuerdos no confesos,
y la velocidad pareció luz
invadiendo la paz del pecho.

Puede que se les caigan
las dudas del silencio
sobre la mesa de madera,
y que no quieran saber,
por una vez,
el idioma de las saetillas
de dos relojes separados
que hay para el día de hoy.

"Flores secas"
© El país de los tejados. chus alonso díaz-toledo.

2 comentarios:

L.G.M. dijo...

Saetillas... Hacía mucho tiempo que no me encontraba con esa palabra. Es curioso, Chus, no me sorprende haberla encontrado en tus poemas. La verdad, ¿y el amor?, mezclados en el aroma de dos flores secas. Muy bueno.
Un abrazo

amara dijo...

Me gusta mucho esto:
"Se removían en la verdad,
compartiendo cucharilla
con el café de la mañana,
y miraban a las hojas
de las dos flores secas
que crecieron dentro
de un tubo de cristal"

y esto:
"y que no quieran saber,
por una vez,
el idioma de las saetillas
de dos relojes separados
que hay para el día de hoy"

Es un poema preciso Chus.
Besos besos.