miércoles, 31 de diciembre de 2008

Atardeciendo las tardes

Si en la luz de la tarde
se encuentra una disculpa
para alentar al desaliento,
o si el tiempo se araña
con pensamientos afilados,
y se golpea el aire latido
en las afueras del pecho,
busca por los cuentos
que te escribí sobre la piel,
deja que sea un poco
más tarde que la tarde,
y haz la noche en mi cama,
y las mañanas de feria,
sobre un colchón de lunas
tendidas a la sombra del sol.

Quiero nacionalizarme
en la patria
de debajo de tus ropas,
ser ciudadano de tus formas,
arrancarte los suspiros
en tus siestas de verano,
y despertarte poro por poro,
aliento con aliento,
cuando se acurruque
el invierno por los rincones
de una habitación,
porque acariciar tus bordes
será la tarea festiva de mi boca,
y que el paladar de tu boca
busque el nombre de mi sabor,
y que esté en nuestras manos,
desde el principio del comienzo,
el tacto revuelto de los dos.

"Atardeciendo las tardes"
© El país de los tejados. chus alonso díaz-toledo.

4 comentarios:

ariadna dijo...

Inmejorable manera de terminar un año, Chus, precioso poema.
Besos con muchísimo cariño, y cuidate mucho.

almudena dijo...

Yo empiezo el año con el poema. También es una forma perfecta de empezarlo.
Un beso enorme y cuidate mucho Chus.

Lala dijo...

Me lo guardo, es precioso, Chus.
Feliz año y muchos besos, flacucho guapo.

bajamar dijo...

Precioso poéma
que tus buenos quereres y deseos se cumplan ;)

saludos en un nuevo año