viernes, 18 de junio de 2010

Licor de nubes

Se derretirá la noche
con el calor del alba,
nos reconoceremos
entre el alboroto
de las sábanas,
sentiremos ese olor dulce
que tiene el sueño
cuando despierta en la piel,
y seremos los inmigrantes
de nuestros propios cuerpos,
y dejaremos para más tarde
las prisas de mañana,
mientras frecuentamos,
de nuevo,
el comienzo de todo
lo que llegó hasta aquí,
cuando la oscuridad
se prendía en los días de ayer.

La fertilidad de la tierra
será muda con las flores
que germinan el hastío,
y el viento quedará quieto
cuando seamos un rumor,
se decorarán nuestas manos
con el barro de las tormentas,
y diez estatuas de tacto
crecerán en las palmas,
diez motivos para la calma
que precede a toda revolución.


"Licor de nubes"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

3 comentarios:

Álvaro dijo...

Mi querido amigo, nos ha dejado unas lluvia repleta de belleza, gotas delicadas que refrescan el alma. Se me vienen a la cabeza una infinidad de paraguas rotos que dejan libre la frescura de su lluvia. Tal vez los escriba.
Un abrazo y mi admiración por su manera de ver la vida.

Anónimo dijo...

Ya lo había comentado hace unos días, el poema me parece una maravilla, lleno de ternura que no pringa.


-rkl-

Miguel Bueno dijo...

"y el viento quedará quieto
cuando seamos un rumor"

Y los poemas de Chus seguirán al ritmo de la brisa, sorteando las tapias de adobe en los rincones abiertos de mundos por descubrir.

Expresiones
Piedra