sábado, 26 de junio de 2010

Secuelas

El tiempo, esa abstracción
escrupulosamente exacta,
se había vuelto
una herencia mezquina,
los pensamientos,
huídos desde la inocencia,
se mezclaban dentro
del ser, y el estar,
como ejercicios efímeros
que intentaban
renombrar el lastre
de las siluetas pasadas,
y alguien se preguntó
si era cierto que poseía
los permisos que permiten,
y se sacrificó, una vez
por minuto, el sustento
necesario para la respiración.

Las incertidumbres tenían
los huesos conscientes,
eran amasijos de rutinas,
sin la herramienta precisa,
quebrándose como la voluntad,
junto a los últimos retazos
del aire de algunas palabras,
y pasó que las sensaciones,
o el olor de las tierras verdes,
desaparecieron, en silencio,
bajo la dictadura estéril
de las líneas de los horizontes,
y la banda sonora diaria tuvo
el rumor de una película muda,
y las noches fueron
condenadas a no olvidar, jamás,
la memoria que suele tener la piel.
 
"Secuelas"
© Pokit in a pocket. chus alonso díaz-toledo.

4 comentarios:

Lala dijo...

Me parece un señor poema, me gusta mucho. Secuelas válidas para tantos hechos...

Besos Chus.

Álvaro dijo...

Mi querido amigo, tiene usted unos momentos para recordar. El poema es sublime.

Mi afecto y admiración, para usted, don Chus.

Miguel Bueno dijo...

Surgen las imágines con la velocidad de la brisa tras el viento; palabras viejas, renovadas con una luz distinta como la del alba en la montaña.Qué sueño ver amanecer a los poemas limpios; limpios como el agua en las cascadas de mi sierra.

Anónimo dijo...

Repleto de imágenes, tu poesía es visual en un primer momento y luego se transforma en un semillero de sensaciones que germinan al releer. Es una maravilla disfrutar de esto, tener poesía de categoría al alcance de la mano es un auténtico lujo.

Un beso, Chus.

-rkl-