jueves, 30 de octubre de 2008

Una peca y un pie

Una peca en un pie,
un punto y seguido
por los caminos de ti,
una peca perfecta,
situada justamente
debajo de donde estás
en cada momento,
y tan encima de mí,
que peco si no te pienso.

Un anillo descomunal,
inmenso, desbordante,
un anillo en tu dedo,
entre los dedos de ti,
un anillo que sabe estar
en el lugar que eres,
que sabe lo que tocas,
lo que escribes,
y yo, analfabeto anillado
a todas tus distancias,
vuelvo a enroscarme sin fin.

Unos trazos de ti,
con la aburrida rectitud
derrocada en tus formas,
unos pasos cuesta arriba,
y calles de lluvia hacia abajo,
unas líneas que marcan
la teoría del pensamiento,
y sin embargo, inconscientes,
como el lienzo que pretende
tenerte para siempre,
sin saber que siempre
eres tú, empezando
por una peca en el pie.

"Una peca y un pie"
© El país de los tejados. chus alonso díaz-toledo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué simpleza tan bonita. Un beso

rkl

Lala dijo...

Es muy tierno, Chus, tienes algunos poemas que dan ganas de achucharlos. Una peca y un pie... y lo que sale de eso. Genial.

Besos

Lala

sonia dijo...

Simpleza y ternura con un fin que lleva al principio. Me encanta.

Besos Chus.

pecapie dijo...

Hay una pecapie por ahí que conozco, que está deseando casarse con un pie de andares malabares.
Besos Chus, besos Mariela.

Ariadna dijo...

Cada estrofa es una paradoja que le da sentido al círculo que se cierra el último verso, haciendo un poema totalmente circular. Es un poema redondo como esa peca en el pie. Un beso

Bambo dijo...

"Con la aburrida rectitud

derrocada en tus formas..."

Cómo me hubiera gustado escribirlo...

Rotundo y suave. Como las únicas caricias que valen la pena.