jueves, 16 de octubre de 2008

Otoño con sol

Me has escrito un poema
filtrándote en su tinta,
eran los versos para un otoño
seco, y agrío, en una estación
sin parada de tren en el andén,
una situación con el suelo
lleno de hojas perdidas,
una sala de espera
sucia de manchas en blanco.

El invierno no era una solución
para el ahogo del aire,
el pulmón estaba áspero,
apretaba con la fuerza de la soga
hecha con el alma del esparto,
y el verano, aunque más a mano,
había sido como una dura puñalada
trapera clavada a contraluz,
una broma de muy mal gusto
del oído sordo del destino.

Yo quería escribir a la desolación
de los cuartos olvidados,
y quería desteñirme con el llanto
de las barras en cualquier bar,
pero me secuestras la tristeza
con tu boca de sabores nuevos,
y duermes tu desnudez en mi cama,
derramándote, sobre la almohada,
como caligrafía árabe de pelo negro.

"Otoño con sol"
© El país de los tejados. chus alonso díaz-toledo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta. Un beso desde el otro lado del atlántico. Cuidate mucho.
Esther

Anónimo dijo...

Es uno de esos poemas que podrían continuar, al menos tiene dos o tres historias en él. Me gusta mucho la manera que tienes de escribir, mezclas la desolación con la ilusión de una forma especial. Un saludo con beso de Carolina.

Anónimo dijo...

"...y duermes tu desnudez en mi cama,
derramándote, sobre la almohada,
como caligrafía árabe de pelo negro"

Uf uf uf, esos versos son tremendos. Carolina otra vez

Alejandro dijo...

Yo me quedo con todos los versos. Dejan sabor bueno.