jueves, 5 de febrero de 2009

Tejas, gatos, y cielo

Desde las pisadas de los gatos,
hasta la severidad del suelo,
hay mil cielos que discurren,
silenciosamente,
bajo las noches
que no se duermen,
y en ellas juegan
los magos a ser dueños
de la pizarra eterna,
esa que se escribe
con tizas de sal en el firmamento.

"Tejas, gatos, y cielo"
© El País de los Tejados. chus alonso díaz-toledo.

3 comentarios:

alba dijo...

Yo quiero un gatomalabares. Hermoso poema, Chus.
Besillos y besazos desde las islas.

maga dijo...

Es precioso magueras, bambina retransmitiendo desde un tejado.

-maga-

gata de campo dijo...

Me gustan los malabares que hacen tus letras, Chus, sigo pasando en silencio por ellas, y sigo llevándome cosas buenas de aquí.
Un beso con cariño, con mucho cariño, poeta.