miércoles, 5 de noviembre de 2008

A la sombra de Irati (fragmento)

Me pregunto por la hoja,
cuando ésta llega hasta
el borde donde vive tu piel,
quisiera ver su sentimiento,
conocer ese momento
de haz, y de envés,
en el que tus dedos
la siguen por las fibras
que tejen sus formas.

Así la escuchas
con el tacto, yo lo sé,
así te habla cuando
lees en su silencio,
por eso me miras,
para ver si entiendo
que soy tu cómplice,
en esa función vegetal
que no tiene la necesidad
sonora de las palabras,
y entonces te aprendo
porque no te supe saber,
y me comprendo siendo
una parte en los días
que frecuentan tus fechas.

Sé que eres el árbol
nacido de la verdad
que encierra la tierra,
sé que estás presente
en las sierras de la nieve,
y en las de leña,
y te vuelves ilusión
para el norte
cuando sonríes
con la boca de la infancia,
y juegas a las alturas
en una laguna negra
que reina por encima del mar.

Así es que eres la paz
para este improperio
que gasta mi nombre,
y la guerra divertida
que lucha contra
la insistencia de la soledad,
por eso te llevo
en un abrazo sin salidas
de emergencia,
porque todas mis urgencias
se encuentran en los sitio de ti.


Fragmento del poemario
"A la sombra de Irati (palabras para las hojas de un árbol)"
- versos: del 8998 al 9045 -
© Cambalache. chus alonso díaz-toledo. 2008.

8 comentarios:

Mariela dijo...

Otra parte del poemario más lindo que cayó en mis manos.
Álvaro, tenés que tener paciencia, acá me programan los versos para mostrar (por razones editoriales...).
Soy una pelusilla loca de polvo acá.

Besos para el poeta y para mí por colgar sus letras.

virginia dijo...

Precioso, gracias mariela por dejarnos leer fragmentos que saben a poco de a la sombra de Irati.
Besos chus caleidoscópicos y lunares...

Álvaro dijo...

Gracias por subir más palabras de A la sombra de Irati, Mariela, sé que estás guerreando para hacerlo. Un saludo para ti (para ti sola).

Mi querido amigo poeta, no redundaré en alabanzas que ya dije, aunque haya hecho usted un poemario admirable, simplemente quiero decirle que es un placer crecer en sus letras.
Un saludo, mi afecto, y admiración, para usted.

raquel dijo...

Chus, leo estos versos con la misma importancia que los escribiste, y me estremece el destiempo que circula por ellos. Sos un Flaco flaco.

Marielita, sos redivina.
Flaco, te odio por no escribirme un poemario así.
Álvaro, decile a Mariela que quiero un barco de vela, tenés el favor de ella por lo que vi.
Virginia, hola loca.
(y saludo a los que me estarán viendo)
Un beso desde acá, para allá.

Bambo dijo...

Ahora empiezo a entender, mi querido Alas... ahora.

Siempre me costó desprenderme de las palabras ajenas. Y del entendimiento de los otros, también.

Se acumulan las horas. No existe una verdad absoluta, pero de exitir, ésta podría serlo.

Algún día retomaré la costumbre de juntar palabras sueltas. Lo echo de menos.

(Y no, no eres una mala compañía.)

Anónimo dijo...

Chus, parece un cuento, o una novela, escrita en versos. Tienen el lirismo estético pero hablan con rotundidad. Un abrazo


Fco. Javier

Sinforosa dijo...

Tela marinera la tercera estrofa, Chus. Buena hasta decir basta.
Me la copio y me la guardo.
Un besazo.

Gatomalabares dijo...

Muchas gracias a todos por pasar por aquí, y gracias a ti, Mariela, por ser la memoria de mis despistes, y el sitio donde se encuentran mis perdidas. Un beso inmenso para ti, Mariela.

Virginia, gracias niña, un beso de patios con tejados para ti, te he dejado una sorpresa al lado de la escalera, mira que no vayas a darle una patada al pasar bailando jazz.

Don Álvaro, a usted qué le voy a decir que no sepa ya, simplemente puedo decirle que gracias, y que es un honor que invierta el tiempo de sus ojos en el tiempo de mis letras.
Un abrazo (y no olvide que tiene una deuda en el Gijón, sé que es usted un buen pagador).

Hola Raquelilla, tú sí que eres lo que no hay... Deja de estremecerte, y prepara los tacones que nos espera un tango con Gardel.
Un beso infinito para ti, porteña.

Mi querida, y admirada, Bambo, ¿ya te he dicho la alegría que me ha dado volverte a leer?. Sí, lo hice, pero me repito, porque a mí también siempre me cuesta desprenderme de las palabras ajenas, y las tuyas eran de las que se pegan bien fuerte al papel.
Gracias por volver a juntar letras. Un beso.

Fco Javier, muchas gracias por pasar a leer, y hacerlo de una manera tan amable. Un abrazo

Hermana Papisa, tela marinera lo bien que me viene el que usted me lea, el Prozac a su lado es puro aguachirris, deberían recetarla en la Seguridad Social.
Gracias por guardarte letras mías, un beso de guateque, y de tergal.


Gracias a todos por leer, y por dejar vuestras letras junto a las mías.

Salud